miércoles, 10 de febrero de 2010

Mis ojos cegados descansan...


09/noviembre/2004


Lúgubre suerte me embarga
la cólera desatada vierte de mi,
los actos cómicos de mi existencia,
libran la batalla de la tierra de nadie,
los fantasmas de mi vida pasada,
fijan la mirada en la rueda de la vida.


Segundos mas segundos menos,
la caída ha sido fuerte,
la voz del mictlan me llama,
sereno en la orilla del sillón aguardo,
a lo lejos se escuchan los cascabeles,
valiente guerrero danzando avanza,
mi cuerpo desnudo se pinta petirrojo,
los tambores retumban dentro de mi,
la danza, el sacrificio, morir.


El águila y el jaguar,
la escoltan con antorchas mortuorias ,
entre sombras veo su sonrisa,
hoy renace el sol,
musa con piel de bronce,
tus manos frías recorren mi rostro,
ofrecieron mi vida al abismo.


Ofrezco mi vida,
los latidos de mi corazón,
los sientes en tu mano,
la sangre del petirrojo,
lava tus delicados dedos
mi camino al mictlan
ahora es gris
mi cuerpo inerte alimenta
la furia del guerrero
mis ojos cegados descansan
en la lúgubre noche de invierno.

J.C (Osease Yo)
(2004)

9 comentarios:

  1. Hola niño, como andas después de ese fin loco?, lindo poema como siempre me encanto.
    Un abrazo, pasate por mi blog te deje un regalito, besos.

    ResponderEliminar
  2. y reitero... esta fase poetica tuya me impresiona y sobre todo me encanta!!!

    mucho mijo

    besos

    ResponderEliminar
  3. Me han encantado las frases de esa entrega...
    " ofrezco mi vida, los latidos de mi corazón..."

    Me encantó todo!

    besos!

    ResponderEliminar
  4. Exelente poema T-T, tan lleno de vida y emociones T-T...........

    Asta la proxima entrada T-T

    ResponderEliminar
  5. Me gusto , esta hermoso, como dice la chica de arriba esa fase tuya como poeta a mi también me gusta mucho , sobre todo por que si trasmite, Pepe TQM ten un lindo miércoles onde andas,te extraño.

    ResponderEliminar
  6. :o que bonito esta
    de verdad escribes muy bien

    besos :)

    ResponderEliminar
  7. Casi pude ver la escena del sacrificio, la sangre deslizandose entre los dedos de una delicada y morena mano femenina. Sus ojos estaban mojados y su corazón inflamado cantando al ritmo del tambor batiente.

    Beso.

    ResponderEliminar
  8. Sr.
    Post como el anterior son los que me hicieron agregarle, no comentaré nada sobre el poema, por motivos simples pero el anterior, al que me refiero, es genial, ja.











    De risa.











    Saludos.











    Mosca

    ResponderEliminar
  9. ese poema ya lo habia visto y es muy bueno!!

    y como te dije me gusto,
    aca me imagino todo!!

    escribes muy bien, me gusta!!

    tqm

    ResponderEliminar

MENTADAS PARA EL LAGARTO